Tratamientos para la piel de Saigu: de la compleja rutina coreana a la sencillez nórdica

Tras el auge de las mascarillas coreanas, que durante los últimos años han conseguido hacerse un hueco en muchos cajones de cosméticos de Occidente, llega el momento en el que la venerada K-beauty está empezando a ser cuestionada. Y la razón no es su falta de efectividad o la calidad de los productos que la componen, sino el tedioso proceso que acompaña a esta rutina de belleza. ¿Por qué invertir tiempo y dinero en comprar una media de diez productos pudiendo simplificarlo e irnos a dormir antes? Eso es lo que plantea la llamada N-beauty, la tendencia de los países nórdicos en la que 'menos es más' y con la que, sin duda, en Saigu nos sentimos identificados. 

K-beauty vs. N-beauty

Estarás de acuerdo con que no estamos para complicarnos (aún más) la vida. Actualmente nos encontramos sumidos en un maremágnum de situaciones que se escapan de nuestro control, pero qué ritual de belleza adoptar no es una de ellas. No hace falta estar muy activo en las redes sociales para darse cuenta de que el estilo de vida escandinavo, basado en el atractivo vocablo hygge -que no significa otra cosa que “disfrutar de las cosas sencillas”-, está sumando cada vez más adeptos. Ese minimalismo que reina en el norte de Europa domina también su industria cosmética, que invita a simplificar las rutinas de cuidado de la piel que cada uno lleva a cabo en su hogar. 

Daneses, suecos, noruegos, finlandeses e islandeses están de acuerdo en que la clave del éxito reside en: fórmulas sencillas y hábitos constantes. Esto, por supuesto, desbanca la ristra de pasos que propone el K-beauty: doble limpieza, exfoliación, tónico, esencia, sérum, mascarilla, contorno de ojos, crema hidratante y protector solar. ¿Cuál es el mantra del N-beauty? Toma nota: limpieza, hidratación y protección. De esta manera, el día arrancará con un lavado con jabones naturales, humectación simple, protección solar y, si así se desea, un maquillaje sencillo. Por la noche, tan solo serán necesarios el lavado y la hidratación. 

Tres razones por las que sumarse al N-beauty 

Al igual que ocurre con los coreanos o los japoneses, los nórdicos tienen una dermis digna de admirar. Pese a que la genética y el estado emocional -no es casualidad que, por cuarto año consecutivo, Finlandia lidere la lista de países más felices del mundo- juegan un papel importante, un riguroso cuidado es imprescindible en la ecuación. Aunque asumir cualquiera de las dos rutinas será beneficioso para tu piel, te enumeramos los pros de sumarse a la N-beauty: 

  1. Simpleza: no es necesario aplicarse 10 productos al día para conseguir un cutis envidiable. La N-beauty ha demostrado que basta con tres sencillos pasos para lograr el mismo resultado. Por otro lado, no debemos olvidar que el exceso de producto puede ser el detonante de oclusión de poros, rojeces y brotes de acné.
  1. Sostenibilidad: el respeto al medioambiente es prioritario para la cultura nórdica. Por eso, las firmas que conforman su industria cosmética se caracterizan por llevar a cabo procesos conscientes que tienen en cuenta desde el tipo de envase hasta la distribución, pasando por la composición. Algas, frutos, semillas de colza y agua pura son la base de algunos ungüentos cosméticos fabricados en el norte de Europa.
  1. Eficacia: además de llevar protección solar a diario, los nórdicos tienden a mezclar productos (por ejemplo, la crema hidratante con el aceite facial) para conseguir fórmulas más efectivas y potentes, necesarias para tratar la sequedad crónica de sus pieles, que es fruto del contraste entre las bajas temperaturas y el calor seco de los calefactores. A diferencia del modus operandi de la K-beauty, la rutina nórdica es fiel defensora de elaborar productos más completos, y no tenemos nada que rebatir. 

¿Y cómo es la S-beauty de Saigu?

Los cosméticos que, hasta el momento, formaban parte del ritual coreano tenían un gran inconveniente: en la mayoría de los casos, estaban formulados con tan solo un activo. La cosmética nórdica también aboga por fórmulas relativamente sencillas pero en Saigu, aunque nos sentimos mucho más identificados con esta última, vamos un paso más allá. Trabajamos muchísimo las fórmulas para que tengan todo lo necesario sin añadir artificios de marketing (como ingredientes en concentraciones ínfimas que no aportan nada). Nosotros apostamos por crear productos naturales más completos, ya que, aparte de ser una manera de asumir una rutina de belleza y cuidado más sostenible, nos ahorra tiempo y nos ayuda a ser más constantes. 

Claro ejemplo de ello es el lanzamiento de Elixir Medianoche, un sérum en aceite con Bakuchiol que contiene siete activos más. Ya sabes qué dicen: quien tiene magia, no necesita trucos, y este producto,  está libre de artificios.  

El objetivo de nuestro nuevo sérum era lograr que la, en ocasiones, tediosa rutina nocturna (o la matutina, ya que puede usarse en cualquiera de los dos momentos del día) pudiera completarse en el mínimo de pasos posibles. 

Si te ha inspirado la tendencia N-beauty tanto como a nosotros en Saigu y quieres saber más te recomendamos leer The Scandinavian Skincare Bible: the definitive guide to understanding your skin, el libro en el que la científica Johanna Gillbro, quien decidió especializarse en el cuidado de la piel a raíz de padecer vitíligo, incide en la importancia de no confiar a ciegas en los productos caros, así como en la sencillez como camino hacia una dermis saludable. 

3 comentarios

Mi piel es madura, pecosa y muy delicada, yo ,sin saberlo , uso la rutina nórdica. Un jabón especifico de aguacate o rosa mosqueta bio, una hidratante bio para la piel seca y delicada con unas gotas de protector solar. Por la noche lo mismo pero sin protector solar, con unas gotas de aceite de argán, omega 3 , rosa mosqueta bio o cualquier aceite bio que me vaya bien. La rutina coreana ( que probé una vez por curiosidad) es tediosa, cara y creo que va más orientada a las pieles grasas porque a mí me va fatal.

Beatriz 16 de septiembre, 2021

Por mi parte, tanta prisa para todo, corremos por todo, el momento de mi rutina de noche y de día, ese momento lo disfruto muchísimo, soy adepta a la rutina coreana.
Esos 10-15 minutos son una delicia.
No tengo que correr, solo tomarme el tiempo para mí.

María 05 de mayo, 2021

Me inclino más por el método nórdico. Es mejor usar pocos productos. Yo empecé con un acné en la adolescencia y ahora tengo la piel sensible. Mi piel funciona mejor con productos sencillos, 0 sol, y cuidado con los alimentos. Hay una relación directa entre piel y alimentación…

Itxaso Martínez 05 de mayo, 2021

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de publicarse