[Podcast] Gloria Gubianas de Hemper: "La fibra de cáñamo es una de las más ecológicas que existen"

 

Un antiguo proverbio asiático sostiene que hasta el viaje más largo empieza por el primer paso. Y el de la marca de mochilas ‘Hemper’ comenzó precisamente en territorio oriental. En Nepal, durante un viaje de voluntariado, un grupo de jóvenes españoles descubrió el enorme potencial textil y ecológico de las fibras de cáñamo, que las comunidades más desfavorecidas de Katmandú llevan trabajando con mimo desde hace siglos. De ahí surgió la idea de fundar una empresa comprometida con el medio ambiente y con la población local. Gloria Gubianas, una de las cofundadoras de Hemper, nos cuenta en un nuevo capítulo del podcast Revolución Sostenible el fascinante viaje de ida y vuelta de esta empresa que se atrevió a hacer de la vocación social el motor de su actividad.

Una alternativa sostenible al algodón

Tal y como explica Gloria, en su viaje descubrieron “que la fibra textil tradicional era el cáñamo, que resulta ser una de las fibras más ecológicas que existen”. Prueba de ello es que “es una planta que necesita diez veces menos agua que el algodón, que es la alternativa natural que encontramos en el mercado. Pero el algodón consume una gran cantidad de agua, y uno de los problemas que va a tener la humanidad en los próximos años es precisamente su escasez”. Además el cáñamo “no necesita herbicidas ni pesticidas”, ya que no sufre plagas y previene la erosión del sustrato al oxigenarlo.

A las enormes posibilidades de esta materia prima se le une la íntima relación histórica que une al cáñamo con las comunidades más aisladas del oeste de Nepal. A las faldas del Himalaya, las familias rurales lo cosechan, recolectan y hierven las fibras internas para obtener el hilo, que después es transportado a Katmandú. Allí, en el barrio de Budhanilkantha, las mujeres se afanan en lavar y mezclar los hilos en un telar tradicional y los sastres confeccionan las mochilas de 'Hemper'.

Recuperar el alma (y la calidad) de la moda

Se trata de un proceso artesanal, que da sustento económico a un gran número de personas, y que genera un producto cuidado y de calidad. Según sostiene Gloria, esta forma de producir sostenible y orientada a generar un impacto positivo en su comunidad de origen se contrapone a la moda de usar y tirar o ‘fast fashion’ que nos hemos acostumbrado a consumir. “Hemos perdido el alma de los productos que nos ponemos. Tenemos los armarios llenos de cosas a las que no damos ningún tipo de valor: detrás del diseño no hay ningún concepto, no se transmite ningún tipo de emoción. Y la moda es cultura, al igual que el arte o la música. Si la valorásemos de igual manera que a la música estaríamos dispuestos a pagar más por prendas de calidad, por tejidos sostenibles y diseños más elaborados”, argumenta.

Hacia un consumo ético

Al adoptar esta actitud, no solo estaríamos revalorizando la moda sostenible y de calidad, sino que también ayudaríamos al planeta. A su juicio, resulta clave sustituir los ritmos de producción acelerados que imperan en la moda actual por otros más pausados y respetuosos. “Hacer un cambio de colección cada dos semanas supone apretar mucho a los proveedores y trabajar bajo unos ritmos, unos parámetros y unos estándares de calidad que son muy bajos. Se perjudica a la sociedad, al sistema y sobre todo al medio ambiente, ya que esto genera un montón de contaminación en el proceso de realización y muchos residuos”, alega.

Por ello, insiste en la importancia de que los consumidores adquiramos conciencia de nuestro enorme poder en la industria. Un gesto tan sencillo como dejar de adquirir productos que no respetan el medio ambiente para apostar por marcas independientes y comprometidas puede suponer un gran cambio. Y además contribuye a la supervivencia de empresas que muchas veces hacen equilibrismos para combinar la viabilidad económica con su espíritu ecológico y social. “Nuestro dinero, en el sistema capitalista en el que vivimos, es el mayor arma que tenemos”. Si quieres descubrir cómo usar nuestra fuerza colectiva como consumidores para dar los primeros pasos en ese viaje hacia un mundo más justo no te pierdas este inspirador capítulo de Revolución Sostenible. 

2 comentarios

XteHOTgdcakCiYB

oXcEtmJwxWujKf 15 de mayo, 2020

HlUvfaPWqpndRe

eXUoAQnYCzkmqT 15 de mayo, 2020

Dejar un comentario