Este sitio web tiene ciertas restriucciones de navegación. Le recomendamos utilizar buscadores como: Edge, Chrome, Safari o Firefox.

Consigue un 10% de descuento en tu primer pedido. Consíguelo aquí.

Saigu Cosmetics aprovecha el Día del Orgullo LGTBI para salir del armario

¿Qué hacen dos chicos montando una marca de maquillaje natural y sostenible? Puede ser que te hayas preguntado al leer la historia de Saigu o ver publicaciones en redes. Sabemos que es algo que sorprende porque, probablemente, la historia que esperabas escuchar es la de una o varias mujeres apasionadas por el mundo de la belleza o profesionales del sector que deciden lanzarse por su cuenta. Y si ves que son dos hombres, puedes pensar que son dos emprendedores oportunistas con ganas de hacer caja con productos femeninos.

Tal vez, si te hubiéramos dicho explícitamente que uno de los fundadores de Saigu es homosexual, te hubiese parecido menos extraño. Sin embargo, estaríamos reforzado el estereotipo de hombre gay que se maquilla, que no tiene nada que ver con la realidad por la que Gerard Prats decidió crear Saigu. Y queremos aprovechar el Día Internacional del Orgullo LGTBI para explicarte la visión que tenemos y la imagen que intentamos transmitir sobre esta comunidad contándote una historia diferente. Porque nos encanta el lado festivo de estas fechas, la desinhibición, el desparpajo, la reivindicación... pero luego está el día a día de las personas, sus sueños, sus aspiraciones, y no todas ellas están condicionadas por, o relacionadas con, su orientación sexual.

La historia de Gerard

 

Es el caso de Gerard, joven menorquín, con una especial sensibilidad por la naturaleza desde que tiene uso de razón, buen estudiante, mejor amigo y, sí, también homosexual, aunque su autodescubrimiento personal y su trayectoria profesional no están especialmente relacionados. De su Menorca natal, Gerard se marchó a Barcelona a estudiar la carrera de química. ¿Por qué? Le atraían y se le daban bien las ciencias pero, ¿quién sabe exactamente qué quiere hacer con su vida a los 17 años?

La química le llevó a hacer prácticas en el sector de las materias primas de los cosméticos, fue formándose en diferentes empresas del sector hasta que decidió hacer un máster en Cosmetología y Dermofarmacia en la Universidad de Barcelona. ¿Por pasión? Bueno, más bien por coherencia con su trayectoria hasta el momento, llevado por la corriente... Y así acabó como director técnico en una fábrica de maquillaje en la que coordinaba y supervisaba el desarrollo de todos los productos, la relación con los proveedores, la legislación, los tests de calidad, etc.

No es la historia que esperas

Como ves, por el momento, su orientación sexual no ha intervenido por ninguna parte en sus decisiones profesionales. Y es que no tenemos para contarte la típica historia de joven que se viste y maquilla en la intimidad, que con el tiempo se empodera, se especializa y lo convierte en su profesión. En el caso de Gerard, el detonante fue más bien su estrecha relación con la naturaleza y su activismo por el medioambiente lo que le hizo lanzarse al emprendimiento.

A lo mejor has experimentado lo que es trabajar en un ámbito que no está acorde con tus valores. Es como un zumbido detrás de la oreja, que al principio es casi imperceptible, pero llega un momento en el que se hace ensordecedor y no te deja continuar. Era lo que le pasaba a Gerard al ver que en el sector de la cosmética la sostenibilidad brillaba por su ausencia. Veía que se primaban siempre la minimización de costes económicos frente al impacto medioambiental y, lo peor de todo era que, él tenía todas las herramientas para hacer las cosas 'bien' pero no podía porque a ninguna marca parecía importarle.

De manera que, en lugar de apoltronarse en la crítica, en la queja y en el malestar que le generaba esa incongruencia que veía en su entorno profesional, decidió hablar con su amigo David Hart, que ya era emprendedor, y empezaron a imaginar lo que hoy en día es Saigu Cosmetics. Porque una cosa es decir que se puede hacer una marca de cosmética natural, sostenible y rentable, y otra muy distinta crearla, que tenga productos de calidad, que la conozca y aprecie cada vez más gente y que dure en el tiempo.

Lo personal y lo profesional

¿Que probablemente la orientación sexual de Gerard le permita tener una masculinidad más deconstruida del modelo tradicional de macho alfa y pueda tener criterio para valorar los productos que desarrolla y para aconsejar a otras personas? No lo descartamos, porque al fin y al cabo cada persona es un todo donde lo personal y lo profesional son inseparables.

Pero siempre hemos tenido reticencias a comunicar este aspecto de su vida porque, aunque sabíamos que podría eliminar los recelos entre el público femenino que viera a dos chicos detrás de una marca de cosmética (hemos tenido comentarios tipo: 'Ala, ¿son hombres? Unfollow'), no queríamos generar la falsa idea de que su interés por el maquillaje tenía que ver con su homosexualidad.

 

En este contexto, entenderás que uno de los valores de Saigu sea democratizar la cosmética y el maquillaje natural entre todas las personas, independientemente de su sexo, su orientación sexual o su expresión de género. Es lo que hicimos, por ejemplo, cuando lanzamos los coloretes a los que pusimos nombres de activistas LGTBI históricos y en la sesión de fotos había modelos que expresaban la diversidad. También buscamos hacerlo en nuestras redes publicando siempre que podemos imágenes de hombres, pero intentamos hacerlo desde la cotidianidad, sin dirigirnos a un colectivo específico, como hay otras marcas que se enfocan, por ejemplo, en las personas que se travisten.

Esto es porque, como a muchos y aunque sea un concepto manido, nos gustaría que llegara el día en el que el 28 de junio no haya nada que celebrar ni reivindicar. Que el respeto hacia las personas, sean como sean, esté tan arraigado y todos tengamos las mismas oportunidades, que estas celebraciones queden obsoletas. Sabemos que todavía queda mucha conciencia que crear, pero creemos que, si al menos desde nuestra pequeña marca de cosmética lo vivimos con naturalidad, estamos contribuyendo a que algún día no queden armarios de los que salir y los 'Gerards' del futuro no tengan ni que plantearse revelar su orientación porque no tenga ninguna importancia.

14 comentarios

Mayka

Ten el Elixir, la base, el iluminador, el corrector y un pintalabios cremoso. Me encantan y me gusta vuestra filosofía. Seguiré comprando y os sigo🤩

Ángela

No sabia vuestra historia hasta ahora y he de decir que me siento súper orgullosa de ser consumidora de vuestros productos, este es el principio de una gran amistad!!!!

Blanca

Me ha encantado todo lo que habéis escrito.
Y os confirmo que yo os sigo por vuestra coherencia y ocupación hacia el medio ambiente. Y por eso he comprado vuestros productos.
Muchísimas gracias por vuestro valor y trabajo. Os deseo muchísimo éxito.

Charo Garcia

Después de leer la historia me parece todo igual de perfecto que antes, no se si yo veré llegar el día en que no hagan falta ni días ni reivindicaciones de ningún tipo, las personas somos sólo eso personas y no tienen que haber cotos cerrados de sexo-profesión, sólo faltaría!!! aunque soy consciente de que aún queda trabajo por hacer.
Me encanta la marca y vuestros productos así que continuamos…..
Un abrazo

Carmen

Me encanta la marca desde que la vi ,aún no he probado nada , culpable, hace solo un año que estoy más concienciada en que compro y uso no solo a nivel personal. Poco a poco he ido cambiando y sustituyendo en casa y lo próximo es todo mi maquillaje,eso sí cuando acabe lo que tengo porqué tirarlo así me parece aún más irresponsable. Una vez lo acabe …empezará lo bueno con vosotros!!! Muchas gracias porque cada vez hay más tiendas y marcas de productos naturales y respetuosos con el planeta .

1 2 3

Dejar un comentario

Ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de su publicación.