Cómo evitar el 'mascné' y lograr que tu base Saigu dure más con mascarilla

Este verano ha sido, quizás, el más extraño que recordemos: los saltos de euforia en las verbenas y festivales masificados han sido sustituidos por tímidos saludos en el codo en terrazas con aforo limitado. Los viajes que planeábamos al extranjero han dado paso a escapadas a nuestros pueblos y lugares de infancia. Y cuando parecía que ya nos habíamos acostumbrado a eso de la nueva normalidad, 2020 nos sorprende de nuevo con un desagradable invitado: el acné provocado por la mascarilla, también conocido como 'mascné'.

“El simple hecho de llevar mascarilla ya puede producir algún tipo de alergia cutánea o alteración como granitos, manchas, rojeces o incluso heridas… Esto es porque cuando llevamos esa capa de tela se crea una condensación y un sudor que muchas veces se junta con nuestro propio sebo. El poro se obstruye y aparece el granito”, explica Mireya Lorenzo, formuladora de Saigu.

 

Por si fuera poco, esta incómoda situación puede verse agravada por el estrés propio de la situación actual y por el uso de determinados productos cosméticos. Es el caso de las bases que incorporan aceites minerales, ya que estos taponan los poros e impiden que la piel respire de forma adecuada. Pero no todo son malas noticias. Por suerte, también existen productos cosméticos que –lejos de empeorar el sufrimiento cutáneo– ayudan a regular la producción de sebo y mantener impecable nuestro rostro, incluso cuando usamos mascarilla.

Ingredientes naturales, clave frente al acné

Es el caso de la base de Saigu, que está formulada a partir de extractos de ingredientes naturales que miman nuestra piel. Entre ellos destaca el aceite jojoba –conocido como el oro líquido de la cosmética– que está considerado “el aceite por excelencia para pieles grasas”, tal y como relata Mireya. Esto es debido a su textura seca y ligera, pues no se trata de un aceite al uso sino de una cera líquida con una estructura muy parecida a la de las ceramidas que conforman nuestra piel. De este modo, el aceite de jojoba presenta un amplio poder de penetración en nuestro rostro, que logra calmar gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antimicrobianas.

A ello se le une el extracto de romero. Este ingrediente cuenta con ácido rosmárico, cuyos efectos antiinflamatorios alivian la irritación cutánea producida por la fricción de la mascarilla. Además, esta planta ancestral también evita la proliferación de bacterias en el rostro, lo que la convierte en un excelente aliado para las pieles con tendencia al acné en tiempos pandémicos.

Por último, el aceite de oliva presente en la base está considerado uno de los hidratantes naturales más efectivos. Aunque a priori su composición oleosa podría hacernos pensar que empeora los efectos de la mascarilla, lo cierto es que “combinado de manera adecuada con otros aceites como el de jojoba está indicado para todo tipo de pieles”, tal y como aclara Mireya. De hecho, su empleo aporta numerosos beneficios, ya que “lo realmente importante para que la piel no se altere con la mascarilla es la hidratación y la limpieza” y el aceite de oliva ayuda a combatir la sequedad y mantener una hidratación óptima a lo largo de toda la jornada.

La importancia de cuidar la hidratación

Aunque las bases con ingredientes naturales sean las más adecuadas para proteger tu piel con la mascarilla, debido precisamente a su composición natural y a su textura fluida, estos productos pueden ser menos resistentes al roce con el tejido en la cara. ¿Cómo lograr mimar la piel sin renunciar a un maquillaje duradero? Para Mireya, la clave está en sellar la base con polvos y un fijador en spray antes de salir de casa.

No obstante, advierte que no existen trucos milagrosos. Lo cierto es que - independientemente de los productos empleados, la visión de la parte interior de la mascarilla con restos de maquillaje pasará a formar parte de nuestra vida cotidiana, tal y como lo han hecho los geles hidroalcohólicos, los códigos QR en los restaurantes y los videos de Patri Jordan en Youtube. Al final, el roce constante de la mascarilla va eliminando el producto poco a poco. Por ello, emplear bases especialmente cubrientes o densas para evitarlo no solo no es eficaz, sino que puede llegar ser contraproducente al obstaculizar la correcta respiración de la piel.

 

Pero aún hay esperanzas. Si queremos mimar nuestro maltratado cutis mientras tratamos de recuperar eso que llamábamos normalidad podemos incorporar pequeños gestos a nuestro día a día. El primero pasa por aplicar una rutina de limpieza diaria de nuestro rostro, especialmente antes de irnos a dormir, ya que de noche la piel comienza su proceso regenerativo. “Después de que la cara haya estado sufriendo todo el día, podemos darle un aporte extra de hidratación en forma de aceites que no sean oclusivos. Los aceites son regenerativos y reparadores. Tenemos que apostar por alguno muy ligero, no graso y aplicarlo después de poner la crema hidratante”, explica Mireya.

Escoge la mascarilla adecuada

Además, aunque en los últimos meses nos hemos acostumbrado a lavarnos las manos con frecuencia, conviene evitar hacer lo mismo con la cara ya que un exceso de limpieza “podría romper la barrera de proyección natural de la piel”, tal y como sostiene Mireya. Además, debemos apostar por mascarillas compatibles con una buena transpiración. En este sentido, las de algodón son una alternativa preferible a las de papel o materiales sintéticos, que producen una mayor irritación.

mascarilla4

Si te decantas por esta opción ecológica recuerda que lo más conveniente es tener al menos un par de mascarillas de tela diferentes, para poder lavarlas y rotarlas a lo largo de la semana. De este modo evitarás la acumulación de bacterias debido al uso prolongado de una sola mascarilla, que es otro de los factores que puede desencadenar el acné. Y sobre todo, recuerda que en estos tiempos convulsos debemos cuidarnos en todos los sentidos. Y mimar tu rostro es un acto de autocuidado que puede ayudarte a sentirte mejor. Así cuando vuelvan las verbenas y los festivales te encontrarás tan a gusto en tu piel que no haya mascarilla capaz de tapar tu sonrisa.

1 comentarios

Hace tiempo que me pasa este problema, días en que puedo controlar más las rojeces y el mascné y otros días que menos, y pensar que uno de los causantes puede ser la mascarilla de papel, me consola muchísimo, ya que coincido por como canvia el estado de mi piel.
Ya no sabia si podia ser hormonal o debido al estrés de estos ultimos meses o efecto mascarilla, y me ha alegrado poder leer está publicacion, me ha servido de muchisima ayuda.
Utilitzo a veces el aceite de jojova como base de sèrum con aceite essencial de limon el cual me ayuda a calmar y reequilibrar la zona donde sale este mascné. A mi me va muy bien.
Súper agradecida 💛 y con ganas de probar vuestra base.

Mònica 30 de septiembre, 2020

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de publicarse