Así es como el colorete de Saigu homenajea a la comunidad LGTBI

Hoy no es el día del Orgullo Gay ni falta que hace. Nos hemos acostumbrado a que las reivindicaciones sociales tengan su día y así el resto del año podemos olvidarnos de ellas. Pero en Saigu Cosmetics hemos decidido ir a contracorriente y levantar la voz sobre la falta de visibilidad de la comunidad LGTBI en el ámbito del maquillaje un día cualquiera del año. 

Desde que nacimos en febrero de 2019 hemos intentado, dentro de nuestras posibilidades, luchar contra la imagen estereotipada en la mujer en la industria de la cosmética. También hemos intentado dar la bienvenida a los hombres a usarla. Pero, ¿qué pasa con la comunidad LGTBI? que lleva décadas siendo usuaria activa de maquillaje sin verse representada en las marcas de sus productos preferidos.

Así que, hemos decidido hacer algo para remediarlo y dedicar nuestro nuevo producto, el colorete en crema, a esta comunidad. Ojalá tuviéramos los medios para hacerle justicia como se merece. Nos encantaría hacer una campaña en televisión y poner una pancarta en la Gran Vía de Madrid. Pero por el momento nuestro homenaje tiene que ser más humilde aunque está hecho con todo nuestro corazón.

Más allá de los estereotipos

Queríamos huir de la bandera arcoiris y de los estereotipos. La comunidad LGTBI es más amplia que aquella que se hace visible durante las marchas del Orgullo Gay. Queríamos apelar a las luchas del día a día por vivir su identidad de género y orientación sexual de la manera más natural posible.

Porque por ahí va también la filosofía de nuestros productos. Por el momento no tenemos colores estridentes, ni purpurinas, ni brillos. Nuestro maquillaje lleva ingredientes naturales y busca también un resultado natural, así que es lo que hemos intentado transmitir en la campaña LGTBI del colorete.

Por un lado, hemos querido que los modelos que aparecieran en las imágenes de producto en la web y redes sociales fueran de la comunidad, pero hemos intentado buscar perfiles no estereotipados y, la verdad es que han quedado unas fotos preciosas. Además, para que nadie olvide de dónde viene y a dónde va la lucha por los derechos de esta comunidad, hemos puesto a cada uno de los colores el nombre de un activista histórico que ha dado su vida para que otros puedan vivir la suya en libertad. Así, tal vez, a la gente le entre curiosidad de saber por qué su colorete se llama Marsha, Simon o Nancy y descubra sus apasionantes historias. 

Marsha P. Johnson

Fue una mujer afroamericana, transgénero intentando sobrevivir a la marginación social en el Nueva York de finales de los 60. En aquella época eran habituales las redadas policiales contra la comunidad homosexual y especialmente las mujeres trans. De hecho, Marsha P. Johnson es considerada la primera activista por los derechos de la comunidad LGTBI después de unas revueltas que se produjeron tras la enésima redada policial en el pub Stonewall Inn. Se produjeron marchas espontáneas que se han ido reproduciendo año tras año hasta constituirse oficialmente en el día del Orgullo LGTBI que se celebra el 28 de junio en todo el mundo.

Marsha tuvo una vida dura de rechazo y exclusión social que la llevó a la prostitución para llegar a fin de mes. Hasta que llegó a Nueva York y comenzó a hacerse un nombre como drag queen y a convertirse en un referente en la comunidad. Sin embargo, eso no impidió que en 1992 apareciera muerta en el río Hudson después de una manifestación del Orgullo y la policía se negara a investigar los hechos dándolos por suicidio.

Simon Nkoli

El segundo tono de nuestro colorete homenajea a este no tan conocido activista de Sudáfrica que, además de por los derechos homosexuales, también tuvo que luchar contra el terrorífico apartheid. Nació en la población de Soweto, en las afueras de Johannesburgo en 1957 y en el año 83 entró a formar parte de la Gay Assotiation of South Africa, que estaba formada mayormente por hombres blancos y para la que abrió un grupo de gays negros.

"Soy negro y gay. No puedo separar estas dos partes de mí entre problemas primarios y secundarios. En Sudáfrica estoy oprimido porque soy negro y porque soy gay. Así que, cuando lucho por la libertad, tengo que luchar contra las dos opresiones... Todos los que creen en una Sudáfrica democrática deben luchar contra todas las opresiones, intolerancias e injusticias", decía Nkoli, que falleció en 1998, pocos años después de reunirse con Nelson Mandela y participar en la creación de la Constitución de Sudáfrica y la derogación de la ley de la sodomía.

Nancy Cárdenas

El color más claro del colorete de Saigu recuerda a esta mujer mexicana que fue la primera en hablar públicamente de su sexualidad en la televisión de su país. Esta escritora, dramaturga y locutora de radio es un icono de la lucha por los derechos humanos y de la comunidad LGTBI.

En 1974 fundó la primera organización homosexual de México, el Frente de Liberación Homosexual. En un manifiesto escribía lo siguiente: “En Mexico, la homosexualidad no constituye delito cuando se da en privado y entre adultos consensuales. De ahí se deriva que es posible acusar a una persona de violación o corrupción, mas no de ser homosexual, como no se le puede 'acusar' de ser rubio, alto, zurdo o guapo, condiciones tal vez menos frecuentes que la de homosexual”, señalaba el texto.

Estas tres personas, entre muchas otras, con sus luchas individuales y colectivas, han conseguido que hoy en día la comunidad LGTBI haya avanzado considerablemente en su visibilización y normalización. Sin embargo, agradeciendo su trabajo, recogemos el testigo para seguir dando pasos hacia delante y que un día la igualdad sea una realidad y no nos quede nada por lo que luchar. 

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de publicarse