5 razones por las que elegir maquillaje natural, ecológico y de proximidad

Este podría ser el típico artículo en el que una marca de maquillaje natural, ecológico y de proximidad, te cuenta por qué sus productos son mejores para ti que los demás... Pero tal vez si sigues leyendo te sorprenda. Porque Saigu Cosmetics, antes de ser una marca con su logo y su empresa, fue y sigue siendo un grupo de personas con unas vidas cotidianas, con unas ideas, unas ilusiones y unas preocupaciones sociales y medioambientales. 

Así que esto va del maquillaje que te pones por las mañanas pero también de mucho más que del maquillaje que te pones por las mañanas. Porque ese gesto cotidiano multiplicado por el número de productos que utilizas, por el número de años que los usas y también por el número de personas que somos en el mundo, genera un impacto importante en nuestra piel y MUY importante en la salud del planeta.

De manera que te enumeraremos las razones por las que, desde Saigu Cosmetics, creemos firmemente que es mejor el maquillaje natural, ecológico y de proximidad. Tanto que hasta pasamos de las palabras a la acción y nos lanzamos en la locura de crear esta marca.

1. Tiene mayor compatibilidad con tu piel

Hay que ser muy cauto con esta reciente oleada de quimiofobia en la cosmética porque la naturaleza tiene venenos que te pueden quitar la vida y la química ha creado compuestos que te la pueden salvar o, por lo menos, que son totalmente inocuos para tu salud. Así que, mejor que generalizar, y que tenerle miedo a toda la química, hablemos con propiedad y centrémonos en los ingredientes del maquillaje. 

Los productos tradicionales, para conseguir determinadas texturas o efectos, utilizan derivados del petróleo como la siliconas, vaselinas o aceites minerales. Estos, en un uso recurrente y prolongado, pueden producir reacciones en la piel porque taponan sus poros y le impiden respirar y regenerarse.

En cambio los ingredientes naturales (como los aceites vegetales, las ceras, los extractos de plantas) son más amables con la piel. La naturaleza y los seres humanos hemos evolucionado en paralelo durante milenios, y lo que viene de ella será mucho más compatible con nuestro organismo que algo sintetizado artificialmente

powered by Typeform

 

Así que, desde el punto de vista de la salud, esto es lo máximo que se puede decir avalado por la ciencia y sin caer en el marketing del miedo que se está usando en el ámbito de la cosmética natural. No está demostrado que el maquillaje tradicional sea nocivo ni que el que usa ingredientes naturales sea la panacea, de manera que debes testearlo con tu propio cuerpo y comprobar las diferencias.

2. Prioriza el medio ambiente

También a nuestra salud, pero desde un punto de vista más amplio, afecta la manera en la que están cultivados estos ingredientes. El cultivo ecológico implica que se restringe el uso de determinados pesticidas y fertilizantes y que las plantaciones se hacen de manera respetuosa con la flora y la fauna. 

Eso nos afecta porque los productos más tóxicos que se usan en la agricultura tradicional se filtran a los acuíferos o los ríos y nos los acabamos bebiendo o comiendo cuando cocinamos con agua de grifo, o están directamente en las frutas y verduras sobre las que se han aplicado.

Pero, si no nos centramos únicamente en nuestra salud o, si somos capaces de mirar la imagen más amplia, nos daremos cuenta de que esa es una de las causas que destruyen la naturaleza, el hábitat de los animales salvajes y que provoca el cambio climático.

Por supuesto que algo tan grande es multifactorial y que la contaminación atmosférica, las emisiones de la industria, etc. juegan un enorme papel. Pero tenemos que ser conscientes de lo que está en nuestras manos y no delegar nuestra responsabilidad.

3. Evita la contaminación del transporte

Precisamente una de las industrias más nocivas es la del trasporte de mercancías. Todos esos aviones y cargueros que cruzan el planeta de una punta a otra para llevar ingredientes, piezas y productos. El destino predilecto es China, que en la última década se ha convertido en la fábrica del mundo ya que producir ahí acaba saliendo mucho más barato que en cualquier lugar. 

Pero, ¿eso qué implica? Pues un enorme impacto en el medio ambiente por todo ese transporte, pero también en las economías locales por la deslocalización de las industrias y la pérdida de puestos de trabajo. De manera que este punto es importantísimo en la producción de la cosmética.

Por un lado porque, fabricando en proximidad se pueden controlar los procesos de producción y asegurarse de que el proveedor del proveedor no se salta las normativas de seguridad, derechos laborales y medio ambiente con tal de reducir los costes. 

Y también para ahorrarle al planeta el coste de transportar ingredientes exóticos de un lado a otro solo para poder publicitar que contiene extracto de mango, aceite de coco, etc. Especialmente teniendo en cuenta que el ecosistema mediterráneo es muy rico y contiene todos los ingredientes necesarios para hacer un maquillaje de alta calidad.

4. No tienes que sacrificar la calidad

Hace unos años, elegir maquillaje natural era un acto de fe y buena voluntad porque la calidad dejaba mucho que desear. El pintalabios era un visto y no visto, la máscara se corría por las mejillas a la mínima y la base se cuarteaba con solo aplicarla. 

Esto sucedía porque la forma de crear un producto natural es tomar la lista de ingredientes de uno tradicional e ir sustituyendo los ingredientes más químicos por otros naturales que tengan las mismas propiedades. Afortunadamente, la investigación en materia de cosmética natural ha avanzado mucho, también los proveedores han trabajado duro para tener alternativas naturales e incluso ecológicas.

De esta manera, hoy en día la calidad del maquillaje natural es igual o incluso superior a la de marcas tradicionales porque no solo hace su función de darle color a tu piel sino que sus ingredientes tienen activos que la ayudan a regenerarse. 

Por supuesto tiene sus límites. Hay colores que difícilmente se pueden encontrar en la naturaleza o texturas y fantasías que solo la química y el plástico pueden conseguir. Así que probablemente no te puedas hacer un elaborado maquillaje de Halloween con maquillaje natural, pero está más pensado para el día a día, para aquel que te acompaña muchas horas y sin el que, tal vez, crees que no puedes salir a la calle.

5. Te invita a quererte con y sin maquillaje

El marketing de la industria de la belleza lleva décadas diciéndonos que la manera en la que nos levantamos por la mañana no está bien, que debemos corregir errores y escondernos detrás de una máscara. Tanto es así que, como decíamos antes, hay muchas personas, especialmente mujeres, que se sienten tremendamente inseguras saliendo de su casa sin maquillar y que serían incapaces de ir al trabajo con la cara lavada. 

Esto es algo contra lo que nos solemos rebelar algunas marcas de maquillaje natural. Nos resulta incoherente luchar por el bienestar delos animales, las plantas, los trabajadores y seguir diciéndote que 'necesitas' nuestros productos y que tienes algo que 'corregir'.

Aunque ambicioso, uno de nuestros objetivos es inspirar a las personas a recuperar ese amor propio que cedieron a la industria de la belleza y sentirse igual de bellas con o sin maquillaje. Que la autoestima no dependa ni de la ropa, ni del pelo, ni de los productos que lleves puestos. Que sea algo mucho más profundo e inamovible y, una vez anclada, ya puedes decidir si maquillarte o no.

Pero desde ese nuevo lugar puedes ver el maquillaje como una herramienta de creatividad, para expresar lo que llevas dentro, cómo te sientes, etc. y no un elemento opresor más que te obligue a entrar en un molde preestablecido.

 

Dejar un comentario