De dónde viene el amor de Saigu por Menorca

Binibeca, Macarella, Turqueta… probablemente te hayas dado cuenta de que nuestros pintalabios tienen nombres de playas y calas en las que puede que hayas pasado alguno de los mejores veranos de tu vida. Menorca es una de las fuentes de inspiración de Saigu Cosmetics por varias razones que ahora vas a entender.

Transparencia

Una de las cosas más impresionantes de Menorca es el color del agua de sus calas y playas. Ese turquesa hipnotizante, esa transparencia que te permite verte los dedos de los pies y a los pececillos nadando entre ellos. De hecho, en menorquín el agua se pronuncia ‘s’aigu’ y es eso lo que le ha dado el nombre a nuestra marca.

Porque esa transparencia era uno de los valores más importantes que queríamos que tuviera Saigu. Explicar detalladamente todo el proceso para crear los cosméticos y los ingredientes que llevan. No queríamos perdernos en el marketing de frases cortas y superficiales. Claro que tenemos que resumir, porque seguro que tendrás otras cosas que hacer, pero nos encanta contarte nuestra historia para que sientas que formas parte de ella.

Sencillez

De las Islas Baleares, Menorca es la que se mantiene más natural y familiar. Por supuesto que en verano multiplica su población y que el alquiler turístico hace estragos, pero la cultura del lujo y la discoteca no ha conseguido penetrar como en otras.

Esa sencillez también se la queríamos imprimir a Saigu. Porque se puede conseguir una altísima calidad sin hacer aspavientos, sin disfrazarla de lentejuelas ni poner la música a tope. Nuestros productos tienen el mínimo de ingredientes necesarios sin añadir productos exóticos para que parezcan más valiosos.

Mediterráneo

De hecho, en la naturaleza de Menorca están prácticamente todos los ingredientes que encontrarás en nuestro maquillaje. La proximidad era otra de las prioridades de Saigu y, con lo diversa y rica que es la naturaleza en el Mediterráneo, no queríamos contaminar yéndonos a la otra punta del planeta a buscar ingredientes que nada tienen que envidiarles a los de aquí.

Aceite de oliva, cera de girasol, extracto de romero… son la base de pintalabios y bases con una formulación que ha costado más de un año de perfeccionar hasta dar con los mejores productos.

Orígenes

Por último, no podemos negar que todo ese cariño a Menorca viene de que los fundadores, Gerard Prats y David Hart, nacieron y crecieron allí. Para ellos bañarse en sus aguas cristalinas era lo normal de cada verano y, cuando empezaron a ver los estragos que la contaminación hacía en ellas, no pudieron mirar hacia otro lado.

Así que decidieron iniciar su lucha por la sostenibilidad tomando la fuerza e inspiración de su preciosa isla y llevándola al terreno de la industria cosmética que tiene mucho que mejorar en este terreno. Por eso ahora podemos ponernos pintalabios Sa Mesquida para ir a bañarnos en su preciosa playa. O mejor pongámonoslo después de bañarnos, cuando nos vayamos a tomar un helado a una terracita de Mahón. Te apuntas?

Dejar un comentario